6 consejos para acelerar tu metabolismo

Es inevitable que nuestro metabolismo se haga más lento con la edad. A partir de los 30 años nos cuesta mucho más bajar de peso. El cuerpo no quema las calorías tan rápido, y si a eso le sumamos malos hábitos, la situación empeora. Por suerte, existen algunas medidas que podemos tomar para revertir ese proceso y acelerarlo. Aquí te damos seis consejos infalibles. 

1. El desayuno es clave

Si te levantas por la mañana y no desayunas estás enviando señales erróneas al cuerpo. El organismo creerá que está en reposo y seguirá desactivado. Así que además de energizarte, la comida diurna acelera el metabolismo y lo estimula para que queme más calorías durante la jornada. Lo ideal es que incluya proteínas como clara de huevo, zumo de frutas o café. Si deseas adelgazar, un buen desayuno ayudará a que sientas saciedad y evitará que comas a deshoras. 

2. Levantar pesas

Cuando queremos perder unos kilos, lo más común es que optemos por realizar ejercicios cardiovasculares. Aunque es cierto que estos queman muchas calorías, el metabolismo se acelera cuando levantamos pesas. El entrenamiento anaeróbico hace que los músculos, una vez finalizado el entrenamiento, continúen su proceso de gasto calórico. Es decir, descansando también pierdes grasa, ganas masa muscular y eliminas la flacidez. Lo mejor es combinar ambas actividades si se desea adelgazar pronto y fortalecer el cuerpo. 

3. Ejercitarse en ayunas

La única forma de que se acelere el metabolismo sin desayunar antes es entrenando. Si realizamos ejercicios al levantarnos y en ayunas, activaremos el organismo y empezaremos a quemar la glucosa que almacena el cuerpo, y posteriormente, las reservas de grasa. Si eres de esas personas que no funcionan con el estómago vacío, puedes tomar una taza de café sin azúcar antes de salir a correr o ir al gimnasio. También es importante que inmediatamente después de los ejercicios comas y te hidrates de forma adecuada. 

4. Un menú lleno de proteínas

No hay régimen de adelgazamiento que no incluya las proteínas. Esto es completamente fundamental para perder peso y alimentarnos de forma más sana, pues este grupo de alimentos tiene la propiedad de acelerar nuestro metabolismo. Estimulan un proceso del organismo que se denomina termogénesis. Este proceso se refiere a la energía (efecto térmico) que gasta el cuerpo en digerir y procesar lo que se ingiere. También es bueno saber que hay alimentos que ocasionan el efecto contrario y que hay que evitar, como el alcohol, las frituras y la comida procesada.  

5. Hacer varias comidas

Como ya habrás podido observar, la forma en que nos alimentamos (qué, cómo comemos y a qué hora) tiene mucho que ver en la aceleración del metabolismo. Por ello, es lógico que también influya la cantidad y las veces que comemos. Es erróneo creer que dejando de comer bajaremos de peso: sólo habrá más posibilidades de que suframos un efecto rebote y que subamos de peso al volver a los viejos hábitos. Lo ideal es hacer varias comidas moderadas y saludables al día en las que reinen las proteínas. Por ejemplo, unas dos por la mañana, una al mediodía, dos por la tarde y una por la noche. 

6. Consumir bebidas potenciadoras

Existen tres bebidas que los expertos señalan como responsables de aumentar la tasa metabólica: el café, el té verde y el agua. La cafeína ayuda a quemar calorías (unas 100 por cada tres tazas diarias). Además, aporta mucha energía al cuerpo, despierta los sentidos y estimula la concentración. Por su parte, el té verde es un potente antioxidante y disminuye la grasa del abdomen. Ambas infusiones deben tomarse sin azúcar. Por último, el agua tiene que ser el hidratante imprescindible. Un cuerpo hidratado tendrá un mejor funcionamiento. 

Advertisements